Sabemos que los problemas de gastritis afectan cada vez más la salud de las personas, por eso hoy traemos a la Dra. Tatiana Sosa con información valiosa para saber identificarla a tiempo, prevenirla y evitar complicaciones con esta.

 

Sabemos que los problemas de gastritis afectan cada vez más la salud de las personas, por eso hoy traemos a la Dra. Tatiana Sosa con información valiosa para saber identificarla a tiempo, prevenirla y evitar complicaciones.

 

El estómago tiene un pH entre 1 y 2, una correcta acidez estimula la producción del moco protector evitando así el daño en el estómago.

 

Inicialmente después de que masticamos los alimentos y los bañamos de saliva  para ayudar a degradar los carbohidratos con la enzima ptialina, la comida llega al estómago como bolo alimenticio y allí produce una activación de receptores químicos y mecánicos que estimulan la producción de Gastrina por las células G, ésta activa los movimientos digestivos llamados movimientos peristálticos, estimulando así el esfínter esofágico inferior para que no se salga lo que está en el estómago y este a su vez estimula directamente las células parietales para que produzcan ácido clorhídrico e indirectamente vía histamina.

 

Es importante saber que la producciòn de ácido clorhídrico requiere de ATP que es energía y Zinc.

 

Un estómago sano se tarda alrededor de 20 minutos en recuperar la acidez estomacal después de ingerir un alimento.

El Ph ideal para el estómago está entre 1-2, con esta acidez logra convertir el pepsinógeno en pepsina logrando reducir las proteínas en péptidos y junto con el ácido clorhídrico que desnaturaliza los lípidos y las proteínas para que puedan ser absorbidos, siendo estos dos pepsina y ácido clorhídrico fundamentales para la aseptizaciòn del bolo alimenticio.

A su vez el ácido clorhídrico estimula la producción del moco protector por las células y activa el esfínter inferior, preserva la producción de factor intrínseco y destruye muchos microorganismos que podrían enfermarnos.

 

Se ha demostrado que una hipoclorhidria puede aumentar las colonias de Helicobacter Pylori a nivel estomacal y la disbiosis intestinal.

 

Una vez este Quimo ha sido procesado, un sistema de retroalimentación preparara al duodeno para la recepción del quimo ácido y controla el vaciamiento de este por el píloro.
El PH ácido del Quimo estimula la secreción duodenal de secretina y colecistoquinina que a su vez estimulan las secreciones pancreáticas y biliares, estas secreciones son responsables de neutralizar el quimo y continuar el proceso digestivo.

 

Debemos recobrar la importancia de alimentarnos como un acto sagrado y de encuentro humano, los temas que se tratan en una mesa deben ser agradables.

 

El ejercicio regular mantiene tu mente equilibrada y una adecuada activación de la circulación sanguínea al sistema digestivo facilitando así la buena digestión.